Vinaora Nivo Slider Vinaora Nivo Slider Vinaora Nivo Slider Vinaora Nivo Slider

Mejorar las prácticas de Economía Circular en la construcción, clave para impulsar la reutilización y el reciclaje de residuos.

Miércoles, 22 Enero 2020 10:14

Los residuos de construcción y demolición representan algo más de un tercio de la generación total de residuos en la UE. A pesar de las tasas de recuperación relativamente altas de los materiales usados, el sector europeo de la construcción deberá ser aún más ambicioso en sus prácticas de gestión de residuos.

Un nuevo informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA) asegura que el sector de la construcción y la demolición en Europa debe hacer más para prevenir o reciclar la gran cantidad de residuos que genera su actividad. Tales desechos, como la chatarra, el cemento usado o los productos de madera, constituyen actualmente el mayor flujo de residuos de la Unión Europea. En la actualidad, muchos de los flujos de materiales procedentes de las obras de demolición y renovación no son adecuados para la reutilización o el reciclaje de alta calidad, lo que está estancando los esfuerzos para avanzar hacia una economía circular.

El informe, titulado «Residuos de la construcción y la demolición: desafíos y oportunidades en una economía circular», examina cómo las acciones inspiradas en la economía circular pueden ayudar a alcanzar los objetivos de la política de residuos de la UE, como la prevención y el aumento de la cantidad y la calidad del reciclado de los residuos producidos en las obras, al tiempo que se reducen los materiales de residuos peligrosos. El informe se basa en un estudio elaborado por la AEMA y el Centro Temático Europeo sobre Residuos y Materiales en una Economía Verde.

El documento señala que los residuos de construcción y demolición (RCD) ascendieron a un total de 374 millones de toneladas en la UE en 2016, excluyendo las tierras excavadas. El elevado volumen y la naturaleza de los residuos producidos suponen un reto para su gestión, pero también presentan una clara oportunidad para desarrollar prácticas de gestión de residuos adecuadas de acuerdo con los principios de la economía circular. Además, el sector de la construcción se considera prioritario en el próximo plan de acción de economía circular de la Comisión Europea.

Si bien los países de la UE están camino de cumplir el objetivo de recuperación del 70% para 2020 y la mayoría de los países ya superaron el objetivo en 2016, según el informe, un análisis más detallado de las prácticas de gestión de residuos a nivel nacional muestra que la recuperación de los residuos de la construcción se basa en gran medida en operaciones de relleno de bajo valor -utilizando los residuos y escombros recogidos como relleno en las obras de construcción-, y la recuperación de baja calidad, como el uso de cemento o áridos reciclados y triturados (agregados) en la construcción de carreteras.

El informe señala que se puede lograr una mejor prevención de residuos y un reciclaje de mayor y mejor calidad si se siguen ciertas medidas para mejorar los precios, mejorar la información sobre qué materiales se utilizan en las construcciones y mejorar la confianza de los usuarios en la calidad del uso de materiales secundarios como los áridos reciclados. Las acciones inspiradas en la economía circular, como la mejora del intercambio de información sobre las propiedades de los materiales y la mejor reutilización de las materias primas secundarias, pueden contribuir en gran medida a aumentar la circularidad del sector.

Fuente: residuosprofesiona.com